• Alvaro Sanchez

EFICIENCIA Y EMOCIÓN: La estructuración sintética de la complejidad

Extracto de la conferencia brindada en vivo, vía zoom en el marco de Charlas "Arquitectura Tucumana" Organizada por el Colegio de Arquitectos de Jujuy - Argentina. 09-12-2020.






Sobre la Complejidad

La arquitectura es un hecho físico complejo de por sí, que resuelve en su totalidad y unidad de forma construida una simultaneidad de sistemas y subsistemas que la estructuran y conforman. Mejor o peor resueltos, cumpliendo adecuadamente o no, la función para la que fue creada, con sensibilidad sobre su entorno o sin ella, esta genera una alteración del medio positiva o negativa. Estas intervenciones generan nuevas relaciones y modifican diálogos. Es tarea del arquitecto, interpretar y desentrañar en el proyecto con antelación, las interrelaciones que se llevaran entre envolventes exteriores y espacios interiores, implantación y su contexto.


La etimología de la palabra complejidad, parte del título de esta charla, proviene del vocablo latino “Complectere”, cuya raíz plectere significa “trenzar”, “enlazar”. El prefijo “com” añade dualidad que implica la unión de elementos distintos. Posteriores derivaciones, como complexus, equivalen a abarcar, abrazar, a la ensambladura de un conjunto.


En la actualidad el pensamiento complejo contemporáneo, representa la multidimensionalidad de hechos, multireferenciales, interactivos, simultáneos, con componentes de aleatoriedad, que involucra como toma de acción a la creatividad, al pensamiento reflexivo, abierto, no reductivo, que abraza la incertidumbre, que no es totalitario y absoluto y como estrategia requiere de la adaptación al cambio permanente.



Vivimos y coexistimos con un mundo complejo, que requiere miradas diversas no unívocas sobre la resolución de problemas del habitar espacios. El acrónimo VICA (Volatilidad, Incertidumbre, Complejidad y Ambigüedad) describe con más claridad que nunca, este año que transitamos.


Al complejizar la noción de contexto, y entenderlo como tejido cambiante y en movimiento, que excede nuestras previsiones, podremos proyectar una arquitectura más flexible, que permita evolucionar, y transformarse. La trascendencia del hecho construido, dependerá de esta capacidad de adaptación, a la transformación de la vida.


El proceso proyectual en nuestra oficina, se podría resumir como la búsqueda de la síntesis como estrategia que conlleva resolver el mayor número de problemas, en una sola forma. No siempre se consigue reducir la complejidad, pero es una exploración que se mantiene como una constante a lo largo de diferentes proyectos.


Sobre la Estructuración

La estructuración de la forma, no implica que esta quede definida materialmente, sino que se refiere a lo intangible, a la idea como generadora de conceptos, a lineamientos ordenadores, a los esquemas organizativos del partido, es decir, al marco subyacente que determina que un hecho arquitectónico define su identidad constitutiva.



Entonces, estructurar la complejidad implica para nosotros, en cuanto a metodología de trabajo dos aproximaciones, una externa “El Entorno” (Environment) entendido en su sentido amplio, y por otro lado el interno “El Marco” (Frame), como contenedor de lo que no se puede planificar, de la vida y su devenir, entrelazando estos conceptos y balanceándose en su peso relativo, en interacción inescindible entre ambas dimensiones con Sincronía (Sync). La dimensión del tiempo desde el punto de partida de los procesos proyectuales, sus etapas iterativas generativas a la concreción material, la conformación y el uso de lo proyectado.


Eficiencia y Emoción

Dentro de la visualización estratégica de nuestro estudio, que se resume visualmente en un fórmula matemática SSA = (i+e)2 se expresa en síntesis conceptos de Inteligencia e Innovación sumados a eficiencia y emoción. La inteligencia humana se verá potenciada cada vez más por los softwares con inteligencia artificial aplicada a la arquitectura, esta innovación permanente que debemos adoptar como práctica, día a día, nos empuja a crear prácticas permanentes que cambien procesos de trabajo, el uso de metodologías ágiles, etc. Este par binario, deriva en otros dos conceptos: Eficiencia y Emoción, aunque suenan antagónicos, el primero ligado a las ciencias duras, y el segundo a lo humanístico, vinculado a la arquitectura de manera inherente al ser esta, arte y técnica, donde se resuelve el espacio de habitar de manera sensible.



La eficiencia como capacidad para realizar o cumplir adecuadamente una función con la menor cantidad de recursos, siempre nos ha motivado, y hoy más que nunca el planeta y la sustentabilidad de los hábitats dependen de ello. Cuanto más eficiente sea el uso de los espacios, y la menor cantidad de materiales posibles se emplee para su construcción, tanto menor impacto estaremos generando en el ambiente. La eficiencia, en la firmitas y utilitas Vitruvianas. Sin dejar de lado la sensibilidad proyectual de los espacios, la Venustas o belleza, como decía Alberto Campos Baeza una de las búsquedas mas importantes y que debe perseguir sin modestia los arquitectos. Aquí entra la Emoción, como concepto subjetivo, que involucra al espectador y objeto, en las vivencias de las experiencias del espacio, a través de los sentidos, los que son luego interpretados por el sujeto, definiendo sensaciones que pueden ser diferentes según persiga el diseñador de manera consciente para lograr experiencias memorables.



REF.


UNESCO “Catedra itinerante Edgar Morin” https://www.ciuem.info/inicio/qu%C3%A9-es-pensamiento-complejo-y-complejidad


Arq. MBA Alvaro Sanchez

SAEZ SANCHEZ ARQUITECTOS

Diciembre 2020



46 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo